Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

3 cosas que aprendí sobre el COVID19 y el Cambio Climático.

La enfermedad del coronavirus o COVID19 ha afectado a más de un millón de personas y ailado a países enteros, descontrolado los mercados financieros y, a muchos de nosotros, al confinamiento, experimentando ediciones familiares del reality show del hermano mayor.

La crisis de COVID19 nos ha demostrado lo frágil que es nuestra existencia en el planeta y la analogía con la emergencia del cambio climático es evidente.

Durante las últimas semanas, me he sentido abrumado leyendo la amplia cobertura que los medios están dedicando a este tema.

Por eso, decidí resumir 3 cosas que aprendí sobre el cambio climático y el coronavirus para ayudar a otros a reflexionar sobre el tema

Enseñanza 1 – COVID19 redujo las emisiones de carbono, ¿son buenas noticias para el cambio climático?

¡¡Sí, son buenas noticias!!

Un tercio de la población mundial está bloqueada para frenar la propagación de la enfermedad. La falta de actividad industrial y económica está reduciendo el consumo de energía de los países y, por tanto, la contaminación y las emisiones de carbono liberadas por el uso de combustibles fósiles.

La concentración de dióxido de nitrógeno en el aire se reduce visiblemente en China - earthobservatory.nasa.gov
La concentración de dióxido de nitrógeno se reduce en China – earthobservatory.nasa.gov

En China,  Carbon Brief  estima que ha habido una caída del 25% en las emisiones de CO2 en febrero en comparación con 2019. Además, se podrían haber salvado 77.000 vidas en China con solo dos meses de reducción de la contaminación del aire ( enlace ). En Europa, los niveles de NO2 bajaron un 24%, un 56% en Madrid y un 40% en Lisboa ( enlace  ).

A nivel mundial, las emisiones de carbono podrían caer más del 7% este año (Carbon Budget 2020). Esta sería la primera disminución desde la caida del 1,4% después de la crisis financiera de 2008.

«Las vidas salvadas debido a las reducciones de la contaminación (en China) son aproximadamente 20 veces la cantidad de vidas que se han perdido directamente por el virus»,

El profesor de sistemas terrestres Marshall Burke, científico de la Universidad de Stanford.

Pero…

… No deberíamos celebrar las reducciones de emisiones debido a la falta de actividad. Además, es demasiado pronto para saber si la crisis generará reducciones a largo plazo de las emisiones y la contaminación atmosférica. 

Por un lado

Los expertos predicen que las emisiones aumentarán para compensar la producción perdida siguiendo patrones de crisis anteriores.

Emisiones Globales de CO2 emissions
Drop in Global CO2 emissions in previous crises (Source Carbon Budget)

Además, la pandemia de COVID19 podría catalizar una crisis económica que ahogue las acciones a largo plazo para combatir el cambio climático. ¿Cómo?

  • Los gobiernos podrían hacer  retroceder los estándares ambientales y apresurarse a crear paquetes de estímulo que subsidien las industrias pesadas de combustibles fósiles para acelerar la recuperación.
  • La bajada del precio del petróleo puede reducir el atractivo para la eficiencia energética, las energías renovables o los vehículos eléctricos. La actual falta de demanda y una guerra de precios ha llevado a que los precios del petróleo caigan a un  mínimo de 20 años.
  • Retrasando el impulso entorno a las tecnologías limpias como las instalaciones eólicas y solares, las baterías o los coches eléctricos debido a las interrupciones en sus cadenas de suministro .
  • Reemplazando las preocupaciones climáticas en la mente del público

Por otra parte

La creación de paquetes de “estímulo verde” (green stimuls) podría ser la mejor oportunidad que hemos tenido. Estas medidas podrían acelerar el inevitable cambio hacia sistemas de transporte y energía con bajas emisiones de carbono y cada vez más asequibles que traerán beneficios económicos, ambientales y de salud a largo plazo.

Cuatro ejemplos sobre cómo diseñar estos paquetes de estímulos se pueden encontrar en este análisis de Michael Liebreich, fundador BloombergNEF.

«En comparación con los paquetes de estímulo económico del pasado, tenemos tecnologías renovables mucho más baratas, hemos logrado un gran progreso en los vehículos eléctricos y existe una comunidad financiera que apoya la transición a las energías limpias»

Fatih Birol, Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía

Además, los bajos precios del petróleo podrían ser al mismo tiempo una oportunidad para eliminar los subsidios actuales a los combustibles fósiles, que alientan a los consumidores a desperdiciar energía y que representaron $ 400 mil millones en 2018 según la IEA , sin afectar significativamente a los consumidores.

Finalmente, los bloqueos han forzado nuevos hábitos de trabajo desde casa que limitan los desplazamientos y los viajes de negocios. Las universidades y las escuelas están moviendo las clases en línea, las empresas están implementando infraestructura de teletrabajo y las principales conferencias se están volviendo virtuales . Me pregunto si la próxima COP26 de la ONU podría realizarse principalmente a distancia siguiendo el ejemplo del evento ‘virtual’ de The Climate Group Climate Week NYC .

Si estos nuevos comportamientos continúan más allá de la emergencia global actual, contribuirán a construir un mundo con menores emisiones.

  Video about Climate Change and COVID19 

 

¿Está el COVID19 impulsando una reacción más rápida que el cambio climático?

Si, lo está.

Si bien en ambas crisis existe una amenaza para la humanidad, en el caso del coronavirus ha habido una fuerte reacción por parte de gobiernos, empresas y un cambio en los hábitos de vida de muchos ciudadanos.

Dos razones:

“En realidad duele porque demuestra que a nivel nacional o internacional, si necesitamos tomar medidas, podemos hacerlo. Entonces, ¿por qué no lo hacemos por el clima? Y no con palabras, con acciones reales «

Donna Green, profesora asociada del Centro de Investigación sobre el Cambio Climático de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Razón 1. La crisis del COVID19 y las crisis del cambio climático operan en diferentes escalas de tiempo 

COVID19 ha puesto al mundo patas arriba en semanas. Se requirió una acción inmediata para evitar una catástrofe humana aún mayor y, con suerte, esperamos desaparezca pronto.

Mientras tanto, el cambio climático para muchas personas todavía se siente como un problema leve y lejano en el lugar y el tiempo. Aún así, eventualmente se volverá difícil y evidente haciendo imposible la vida en la tierra.

Razón 2. El CORONAVIRUS y el cambio climático no se perciben como el mismo nivel de riesgo tangible .

El coronavirus está infectando a amigos, vecinos, familiares que nos rodean y es la fuente indiscutible de su enfermedad.

Por otro lado, la crisis climática es una amenaza absoluta mayor que COVID19. Un estudio realizado por Lancet calcula se producirán alrededor de 500.000 muertes por año para 2050 debido al cambio climático. Además, debemos sumar los cuatro millones de muertes anuales actuales debido a la contaminación del aire causada por la quema de combustibles fósiles .

El problema es que el cambio climático presenta peligros por contaminación, incendios, inundaciones, sequías. Para muchos, estos peligros son más complejos de relacionar con las emisiones de carbono liberadas por la actividad humana, por lo que la emergencia se percibe menor.

Muertes que se producirán debido al cambio climático antes del año 2050
Imagen: The Atlas

Pero…

… Hay algo que ha cambiado en las últimas semanas.

El coronavirus ha llevado al público a confiar en el valor de la ciencia y el papel que desempeñan los gobiernos en la resolución de problemas importantes.

Además, existe una mayor comprensión de la fragilidad de nuestra forma de vida de una manera que claramente puede aplicarse al cambio climático.

“¿Por qué nos sorprendió a todos? No es como si las señales de advertencia no estuvieran allí «.

Fiona Reynolds, CEO de Principles for Responsible Investment (PRI)

La aceptación del consenso científico puede ayudar a acelerar el proceso por el que navegan los países y las personas durante esas crisis:

Negación (un engaño) -> restar importancia al riesgo -> cuestionar las medidas para combatirlo -> respuesta lenta y significativa una vez que la amenaza es inmediata

Enseñanza 3 – ¿Veremos a las empresas retroceder en sus esfuerzos por el cambio climático?

Si, podríamos

La crisis económica incrementará la presión sobre las industrias que estén en medio de transformaciones como la automoción, las aerolíneas o el turismo.

Las empresas que atraviesan una recesión mundial pueden centrarse en sus actividades críticas y menos en reducir sus huellas de carbono.

Pero…

A medio plazo, la mayoría de las empresas e inversores que comprenden las consecuencias financieras de ignorar riesgos globales como el brote de COVID19 implementarán escenarios futuros relacionados con el cambio climático como TCFD .

Estos escenarios les permitirán identificar los principales riesgos y oportunidades para ofrecer valor a los beneficios del triple resultado, las personas y el planeta.

De esta forma, se garantizará la sostenibilidad a largo plazo de sus negocios.

Análisis de escenarios futuros como TCFD ayudan a las empresas a ser resilientes frente a una crisis
Análisis de escenarios futuros como TCFD ayudan a las empresas a ser resilientes frente a una crisis (lea mi artículo aquí )

Además, este tiempo de reflexión puede llevar a las empresas a reajustar sus programas de sostenibilidad para estar más impulsadas a actuar contra el cambio climático, la crisis del agua o la generación de residuos.

Además, recomiendo leer mi artículo sobre la complejidad de los informes de sostenibilidad.

Razones para la esperanza

Estamos participando en una prueba de manejo de crisis global. Aprender lo importante que es escuchar los consejos de los científicos y experimentar que los cambios radicales son posibles. ¡Si podemos! (yes, we can!!)

Mientras los países se preparan para relanzar sus economías, tenemos una oportunidad histórica de crear un nuevo mundo que sea bueno para las personas y para el planeta.

En esta nueva oportunidad, los gobiernos, las empresas y los particulares pueden elegir qué papel desempeñar.

Yo elijo participar en esta década de acción climática, ¿y tú?

Quiero agradecer a los profesionales de la salud, a los voluntarios y al resto de servicios básicos por arriesgar su salud para hacer que nuestra sociedad siga adelante en estos difíciles momentos.

Quédate en casa, mantente a salvo

Si te gusta el artículo, compártelo en tu red social favorita debajo. Para más noticias, suscríbete a mi newsletter .

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email